loader image

Preguntas frecuentes

El autismo es un tipo de comportamiento condicionado por el hemisferio cerebral izquierdo. Es una condición, no una discapacidad.  El cerebro tiene 2 hemisferios, el derecho rige funciones y conductas más emocionales, es el que nos hace sociales. El izquierdo rige funciones y conductas más estructuradas y por ende es menos social. Todas las personas utilizamos ambos hemisferios pero siempre uno de ellos tiene mayor dominancia sobre el otro.  En la condición neurotípica es el derecho y en la condición autista el izquierdo.  Tener una condición u otra es tan común como ser rubio o morocho. Solo es un sistema de proceso de pensamiento diferente.
Por suerte no. No tiene cura porque no es una enfermedad. Solo es un tipo de comportamiento condicionado por la forma en que se procesa el pensamiento. Es como ser zurdo o diestro, no es algo que necesite cura.
No, es una condición. Se presenta como discapacidad con respecto a la falta de sociabilidad y de ciertas emociones contrarias a la otra condición, la neurótipica. Así como ellos presentan discapacidad con respecto al autismo.  Ambas condiciones tienen su normal desarrollo y evolución. El neurotipico tiende a volverse cada vez más emocional y dependiente y el autista tiende a volverse cada vez más solitario e independiente. Siempre trabajan en espejo. Por lo tanto no existe una condición correcta y otra incorrecta, solo son opuestas.  El normal desarrollo del autismo es volverse más autista, en este mundo regido por normas emocionales esto es un problema, por lo tanto los autistas debemos aprender a regular nuestro autismo para ser más funcionales. El autismo tiende a absorber al individuo por ello debemos usarlo como una herramienta, siempre debemos ganar nosotros, nuestra personalidad. De esa manera el autismo estará supeditado a nosotros y no al revés.  Cuando gana el autismo la persona se vuelve cada vez más rígida y allí sí se puede hablar de discapacidad.
No. Todo el desarrollo cognitivo y conductual en un autista está llevado por nuestra memoria y funcionabilidad gracias a ella. Es difícil diagnosticar autismo en personas con retraso mental como detectar retraso en personas con autismo, porque no existen evidencias concretas para definir estos diagnósticos. Sin embargo pueden existir cormobilidades genéticas como en el caso del síndrome de down, por ej, que interaccionan con el autismo de la persona. Pero son cosas separadas, no debido a la condición. Los autistas tenemos buena cognición y plasticidad neuronal y debe aprovecharse y estimularse caso contrario nos acostumbramos a no trabajar y el autismo nos condicionará cada vez más.
Si el individuo es menor, un pediatra y/o neurólogo infantil. En lo posible especializado en trastornos del desarrollo. Si el individuo es adulto, primero un médico para que lo derive, puede ser un neurólogo.
Cada país tiene sus leyes y protocolos al respecto y varían mucho entre sí. Lamentablemente no existe un único proceso de diagnóstico, lo que genera que cada profesional involucrado utilice una serie de test tanto estadísticos como observables, estudios médicos y su propio criterio para evaluar llevando a un desequilibrio tanto en el resultado como en la comprensión del diagnóstico. Esto suele ser estresante para el paciente y para su familia.  Lo que sí podemos afirmar que el proceso es distinto en niños que en adultos.  En los niños por lo general el pediatra deriva a los especialistas que realizarán pruebas médicas y psicológicas a los fines de descartar lo que no es. Tras el análisis de los resultados se eleva el diagnóstico y se realizan las recomendaciones pertinentes. En general terapias y en algunos casos medicación. ( No compartimos el uso de metodologías invasivas que puedan afectar la cognición a futuro). En los adultos el médico suele derivar a un equipo de profesionales en salud mental dónde realizarán una serie de test psicológicos y psiquiátricos. Tras la evaluación de los resultados de realizarán las recomendaciones pertinentes. En general terapia y en algunos casos medicación. ( Tampoco compartimos metodologías invasivas en los adultos).
En general se solicitan estudios auditivos, neurológicos, genéticos y  psicológicos en niños y test psicológicos y psiquiátricos en adultos. En el caso de los niños se solicitan por protocolo a los fines de descartar lo que no es. Suelen ser incómodos pero no dolorosos a excepción del genético dónde sacan sangre. Los estudios psicológicos son de observación y requieren de algunas sesiones.  Estudios auditivos: Audiometría. Buscan verificar el nivel de audición para confirmar o descartar hipoacusia. Son incómodos porque el niño debe permanecer quieto y callado. Colocan auriculares y sensores y le hacen escuchar sonidos.  Estudios neurológicos: Del sueño, electroencefalograma, tomografía computada. Buscan verificar o descartar alteraciones en el sueño, convulsiones, epilepsia, tumores, etc…  Son molestos debido a que el niño debe estar dormido o permanecer quieto y callado. Estudios psicológicos: Terapia Ocupacional, psicología, psicopedagogía. Buscan comprobar el nivel de cognición, analizar el comportamiento y indagar posibles trastornos heredados.  Son varias sesiones dónde el niño debe jugar y realizar prácticas guiadas que se miden de acuerdo a planillas normadas. A los padres se les consulta por su historia clínica personal y familiar, antecedentes y como se curso el embarazo. Estudios genéticos: Dicen detectar el gen del autismo. Esto no es cierto debido a que no está detectado aún. Solo dan una posible estimación de quién podría heredarse. Su verdadera función es que los padres se planteen la posibilidad o no de tener más hijos. No tiene que ver con el paciente. Es caro, doloroso, dudoso y discriminatorio.  Sacan sangre, en algunos casos una muestra de saliva.  En los adultos el proceso de diagnóstico es más simple. Se realizan varios test que requieren algunas sesiones dependiendo del profesional y el tipo de test. Test: Dependen de la edad y de lo que solicite el profesional. Los más comunes son: A DI, A DIR, A DOS, A BAS Otros: AQ, SCQ, ASSQ, MCHAT, IDEA, CSBS DP, CAST….y más
Sí, es genético y hereditario. Hijos autistas, padres autistas. Padres autistas, abuelos autistas. Y así sucesivamente. Todos los hijos de un autista, hombre o mujer, serán autistas indefectiblemente.
Depende. Si el autista es usted los tendrá. Si usted no es autista, depende, si el otro progenitor tampoco es autista No, pero si el otro progenitor sí es autista, Si.  Mamá Aû + Papá Aû = Hijo Aû Mamá Aû + Papá Nt = Hijo Aû Mamá Nt + Papá Aû = Hijo Aû Mamá Nt + Papá Nt= Hijo Nt Está norma evidencia la falacia respecto a las supuestas estadísticas de autismo.
Según los manuales de diagnóstico de salud mental existirían 3 niveles en el autismo: Nivel 1 = leve  conocido antiguamente como síndrome de Asperger Nivel 2 = medio Nivel 3 = severo Los niveles se conforman de acuerdo a la funcionabilidad de la persona. Estos niveles pueden detectarse a partir de la pubertad y no antes, debido a que en la niñez los procesos cognitivos se están desarrollando aún. Sin embargo la existencia de niveles sería relativa ya que se trata de funcionabilidad y esto depende de cómo se trabaje, no del autismo en sí. No se nace con un nivel u otro, se nace autista y el autismo tenderá a querer absorber a la persona siempre, es decir, que se vuelva más autista. Porque ese es el desarrollo natural de la condición.  Si se trabaja bien, dominando al autismo, se evitará caso contrario la condición lo absorberá. Si gana el autismo la persona irá perdiendo flexibilidad y es allí cuando podemos hablar de discapacidad. Los niveles no son fijos, siempre se puede avanzar o retroceder, dependerá de a que se lo acostumbre al individuo.  Una persona autista con trastornos tiene posibilidad de mejorar? Siempre, incluso un adulto severo. Dependerá de la educación y formación. El autismo es rutinario, eso no significa respetar manías sino que nos acostumbramos rápido tanto a lo bueno como a lo malo. No hacer nada o lo mismo todo el tiempo es malo. Debo acostumbrarme a rutinas buenas como higiene, modales, estudio, actividades físicas y horarios de descanso. Pero debo variar y romper con cualquier otra rutina como ver siempre lo mismo, comer lo mismo, vestirme siempre igual, respetar horarios fijos como el de comidas, etc …  Los gustos y costumbres deben adaptarse a la edad y contexto. Es importante estimular y fomentar distintos conocimientos, actividades y responsabilidades, tratar como adulto incluso a los niños pequeñitos y recordar que siempre necesitamos un empujón para hacer las cosas debido a que somos literales.
NO!!! No existen medicamentos para autismo, son todos fármacos antipsicoticos que con el tiempo nos vuelven pacientes psiquiátricos. El autismo es un comportamiento y como tal se regula con conducta no con drogas. El uso de drogas para modificar la conducta, incluso en pacientes psiquiátricos, siempre tiene consecuencias negativas y desencadenantes en la salud.  Lamentablemente en las últimas décadas se ha impuesto la moda de medicar niños de la primera infancia haciendo caso omiso a las recomendaciones de la FDA y otras quienes prohíben el uso de estos fármacos en menores de 6 años y los permiten pero no los recomiendan en niños más grandes. Los antipsicoticos actúan en los neurotrasmisores afectando la cognición a futuro. A medida que pasan los años de dependencia farmacológica se suministran dosis cada vez más fuertes, en esa etapa el autismo ya no importa, no hay autismo ni persona.
Ninguna. No existe terapias para el autismo. Las existentes son terapias para retraso mental seudoadaptadas. Están basadas en falta de cognición y trabajan en base a rutinas (cognitivo-conductual). Los autistas tenemos cognición y ya somos naturalmente rutinarios por ende trabajar así nos limita y vuelve más autistas porque al hacer siempre lo mismo nos acostumbramos y retrasamos. Lo recomendable es hacer deporte en equipo, no individual, tener actividades intelectuales variadas, contenido adulto siempre 5 años mayor a la edad y una educación a la antigua, exigente, autónoma y delegando responsabilidades.
Los visuales pero no pictogramas ni lenguaje de señas. Ser visual no significa no comprender, significa que aprendo mirando. Si miro copio y luego desarrollo mi propio sistema, en eso somos muy buenos por naturaleza. Siempre es bueno mostrar el qué y el cómo y luego dejar desenvolverse.  El apoyo visual es eso, UN APOYO, provisorio y casual, no un sistema dependiente. Y debe ser un apoyo en casos complejos no sobre aspectos sencillos como un vaso o ir al baño. Si se utilizan sistemas de este tipo nos acostumbramos y no hablaremos ni desarrollaremos nuestra plasticidad neuronal.
En general no es recomendable incluso en los casos que presentan comorbilidades. El autismo no afecta la cognición y presenta muy buena memoria, base de la inteligencia.  Los autistas somos literales y esto lleva a ser un pensador visual, aprendemos mirando, imitamos. El inconveniente de formarnos en un ambiente dónde sí existen limitaciones cognitivas radica en que copiaremos comportamientos adoptándolos y atrasando nuestro propio desarrollo.  Es importante siempre ofrecer información nueva y de alta calidad, no infantil, para fomentar nuestra plasticidad neuronal en todos los casos o incluso más en los autistas con comorbilidades.
Absolutamente, incluso mejor si tenemos en cuenta lo que hoy día se considera normal. Una vida satisfactoria dependerá del tipo de estímulo y formación familiar. Siempre deben tratarnos como adultos al hablarnos, escucharnos, formarnos, reprendernos, exigirnos, etc… Al ser literales imitaremos y adoptaremos costumbres. Al ser lógicos analizaremos los argumentos y asociaremos ampliando nuestro conocimiento. Esto es plasticidad neuronal y a diferencia de los neurotipicos que la desarrollan hasta la adolescencia, nosotros la desarrollamos durante toda la vida ( por eso no dormimos).  Sin embargo esta vida tendrá nuestra impronta, no somos neurotipicos, somos autistas. Tratar a la sociedad no significa disfrutarlo. Siempre mantendremos nuestras preferencias particulares y nuestro propio estilo, que si no se respeta nos hará alejarnos.
El autismo y la neurosis son dos condiciones comunes y corrientes que trabajan en espejo. Lo que hace una la otra lo hace al revés y viceversa. Ambas tienen su normal desarrollo y evolución. La neurosis tiende a ser cada vez más social y dependiente y el autismo tiende a ser cada vez menos social e independiente.  Ambas nacen y tienen un periodo de 2 años dónde se comportan igual, cuando comienza la sociabilidad comienzan a presentarse las características particulares de cada una. La neurotipica buscará la VINCULACIÓN y la autista la DESVINCULACIÓN. Por ello cambia el comportamiento a esa edad.
Primeramente porque miramos el sonido. Mirar a los ojos es una convención social, lo que sí es natural es fijar la mirada en momentos de ira y los autistas lo hacemos. De hecho no es recomendable enfrentar a un autista con la mirada en esos momentos. El neurotipico le da mucha importancia al tema por convención, sin embargo aunque no miremos a los ojos vemos, escuchamos, atendemos, comprendemos y procedemos. Para algunos autistas mirar a los ojos es una distracción, para otros es una molestia si la mirada ajena es fuerte. Cuando tenemos curiosidad o nos sentimos en confianza miramos directamente sin que nos indiquen.  Nunca obligues a una persona autista a mirarte a los ojos.
Básicamente porque somos literales, por lo tanto no proyectamos, buscamos lo concreto. Esa es la razón por la que tomamos tu mano y te llevamos al objeto. Esto se da en la niñez porque los pequeños utilizan a los otros como instrumentos a causa de su ensimismamiento. Luego aprenden a señalar y se vuelven más independiente dejando de necesitar al otro y comenzando a desafiar la autoridad.
Es una manía, no hay una razón. Algunos lo hacen por la temperatura fría del piso. Otros porque el piso está sucio o no les gusta su textura. En muchos casos es por el diseño de las baldosas, para no pisar las líneas. En general ocurre cuando están descalzos, luego se acostumbran y también lo hacen calzados pero no es algo que genere un problema ni anatómico ni cognitivo. Dígale que camine bien. Le molesta a los demás, suele dejarse de hacer en la adultez.
Sí jugamos!!! Y la pasamos muy bien. El juego es una práctica para la adultez. El neurotipico juega simbólicamente debido a que se prepara para socializar. Nosotros jugamos sistemáticamente porque nos preparamos para estructurar y sistematizar.  No existe un juego correcto o incorrecto.
Tiene que ver con el control que el autismo tiene sobre nosotros a esa edad. Esto es básicamente lo que hace que los chicos no coman, no hablen y no hagan caso. Debe trabajarse con su personalidad dando indicaciones y órdenes.  El autismo trata de no ceder ante las exigencias externas porque si lo hace pierde el control de la persona. Por eso muchas veces se muestra hostil ante la interferencia de los adultos y trata de manejarse solo controlándonos como un títere. Está conducta suele darse en la primera infancia y en la adolescencia, son etapas de cambio e imposición, luego se regula. En ambas debe manejarse con autoridad y literalidad, indicando y dando órdenes cortas y simples.
No. El autismo no es ni produce celiaquía ni viceversa. Son cosas diferentes. Pueden darse juntas por casualidad en algún caso aislado pero no es propio de la condición.
No, ningún alimento causa ni afecta al autismo. Sin embargo existen algunos procesos digestivos que se ven alterados ante la ingesta de LÁCTEOS, HARINAS y AZÚCARES. No tiene que ver con los productos ni su elaboración sino con funciones que están dirigidas por el hemisferio cerebral derecho y que se encuentran menos activas en nosotros. Esto genera en algunos individuos sueño, irritación, dolor de cabeza, insomnio, descompostura estomacal o náuseas, efectos que suelen cambiar en el transcurso del tiempo. Los autistas solemos conocer muy bien nuestro cuerpo y cerebro y sabemos lo que nos hace bien y mal. Por ello cuando un niño evita ciertos alimentos tiene que ver con su propia regulación.  Por lo antedicho concluimos en que no hay dietas recomendables más que ser equilibrado y tener rutinas sanas de alimentación. LA LECHE, HARINA Y AZÚCAR SON IMPORTANTES, TRATE DE NO CONSUMIRLOS JUNTOS O EN EXCESO PERO NO LOS RESTRINGA. Equilibre y no cometa excesos y estará bien. No es recomendable retirar la leche en menores ya que es un alimento muy necesario para su crecimiento y desarrollo.
Porque somos literales. El habla tiene una función social, al ser autosuficientes no sentimos la necesidad de hacerlo y al ser literales no lo hacemos sin la indicación. Podemos hablar pero no nos interesa. Deben estimularnos.  Pida explicaciones, diga no entender, erre a propósito para que lo corrija ( no aguantamos no corregir), hable al aire aunque no conteste lo importante es que lo escuche. Déjelo mirar tv, You tube, documentales, escuchar música de los '80, radio y sobre todo otro idioma. Es muy común que hablemos primero en otro lengua.
Sí. Los antiguos pedagogos que hoy están de moda concluyeron que la madurez verbal se concreta a los 4 años, sin embargo hay padres angustiados por el habla de sus hijos de 2 años!. En el autismo los varones suelen comenzar a conversar a partir de los 8 años. Saben, pero no les interesa. Algunas nenas también pero es menos frecuente, ellas no suelen presentar tantos inconvenientes con el habla.  En el ingreso escolar, con la lecto escritura, se ven obligados a interactuar y avanzan más rápido pero es debido a que las maestras todos los días los hacen leer y repetir. Recuerde que el autismo es rutinario, se acostumbra. Convierta su casa o el dormitorio del niño en un aula. Pegue letras, palabras, mapas, etc… juegue y practique, motive.  Es muy importante siempre hablar como adulto, sin infantilizar. Y no utilice pictogramas ni lenguaje de señas más que como un apoyo efímero, porque caso contrario nos acostumbramos a no hablar.
El insomnio es común en el autismo y dura toda la vida. Se debe a que nuestras neuronas están activas todo el tiempo favoreciendo nuestra plasticidad neuronal. Debemos aprender a regular nuestra actividad y horarios. Al ser rutinarios es fácil incorporar horarios como desarmarlos. Solo debemos tener voluntad y disciplina.  La etapa de 3 a 5 años es fatal. No hay solución, solo paciencia. Puede ayudar mantener una rutina sana de descanso acompañada por el grupo familiar, evitar estímulos físicos e intelectuales antes de dormir y consumir bajos niveles de azúcar, sobre todo por la noche.  NO MEDIQUE JAMÁS POR ESTÁ RAZÓN!!!
No. Ni para el niño ni para los padres. Atrasa la maduración y el desarrollo. Cómo explicamos el insomnio no se debe a cuestiones emocionales y los autistas nos acostumbramos a las cosas volviendo nos más rígidos a medida que pasa el tiempo. Debemos mantener rutinas sanas.  El colecho genera dependencia y problemas en el matrimonio. Por otro lado en niños más grandes crea confusión sexual. Los autistas no tenemos empatía cognitiva, a medida que se acerca el despertar sexual no importa de quién es el cuerpo que este adelante, vecina, maestra o nuestra madre. La educación y las costumbres deben ser bien claras y concretas. Cada uno debe dormir en su cama.
No, todas no. El autismo de por sí es rutinario, si se respeta esto la rutina se vuelve más rígida e inflexible. Debe evitarse y de haber pasado debe romperse.  “ ACOSTUMBRAME A NO ACOSTUMBRARME “ Solo deben respetarse las rutinas sanas como higiene, estudio, modales, horarios de descanso y alimentación sana.
Sí. Incluso en los casos de autismo severo. Solo se pierde cuando se medica con determinados antipsicóticos.  Los autistas podemos y queremos, lo que no podemos es desear querer. Debe aprenderse una rutina para ir al baño e incorporarla. A partir de allí iremos al baño tengamos o no ganas de orinar, pero no importa, lo bueno es incorporar la costumbre. Una buena rutina es llevar al niño cada 3 horas y esperar, si tiene la necesidad orinara.  No piense que por ser severo hay retraso y no podrá hacerlo o porque ya es adulto. Puede llevar más tiempo pero todos lo incorporan. La actitud correcta es naturalizar la acción, no festeje ni hostigue.
Los autistas solemos tener desregulados los sentidos y tenemos que aprender a regularlos usando la creatividad. Es algo fácil de naturalizar. Los vídeos sobre lo trágico de esta particularidad son exagerados y sufridos por personas mal orientadas.  Cabe señalar que no todos los autistas presentan este tipo de sensibilidades. Algunos autistas son fotosensibles, no toleran la luz solar fuerte o artificial focalizada. Se soluciona usando gorros, anteojos oscuros o amarillos o no exponiéndose al sol.  Otros tienen dificultad para centrar la vista debido a que poseen vista amplia, ven a 180*, ven todo junto y por ello se les mezclan los renglones, se dificulta seguir una cuadrícula o sectorizar la lectura. Esto también origina distintas sensaciones en altura y en velocidad, por eso algunos autistas no manejan y muchos niños sin diagnosticados con dislexia u otros trastornos. En general se soluciona usando apuntadores o focos de atención. Algunos marcan los párrafos y hay hasta quienes plotean el parabrisas para fijar la vista en la ruta. En el caso de la audición están quienes tienen un oído sensible y se incomodan ante los ruidos fuertes que producen terceros, ya que cuando estos ruidos son propios no presentan molestias. En estos casos bajan el volumen o utilizan protectores. Y en otros casos tienen oído pleno, escuchan todo al mismo tiempo, incluso sonidos bajos lejanos. Esto origina interferencia a la hora de prestar atención a un sonido cercano, muchos lo solucionan aumentando otros sonidos como la tv para aplacar los ruidos lejanos y poder centrarse en el que les importa.  Lo táctil también presenta inconvenientes sobre todo en la ropa, suelen preferiste texturas ligeras y de algodón, algunos no toleran texturas rígidas, otros no usan sintéticos porque les causa mucho sudor y están quienes prefieren ropa holgada y quiénes solo usan prendas ajustadas o ceñidas. Me animo asegurar que todos odiamos las etiquetas de las prendas en el cuello.  Las texturas también se manifiestan en la comida y pueden mejorar o empeorar dependiendo de la t* de esta.  Respecto al olfato, sea bajo o muy intenso, se disimula aplicando perfume en zonas cercanas a la nariz.  Estos son ejemplos de regulación cacera que pasan a ser problemas insignificantes a medida que se crece porque se naturaliza y se aprende a sobrellevarlo o evitarlo.
Porque no tiene control sobre sí mismo, lo controla el autismo. Cuando se golpea no lo hace para dañarse sino para dañar el objeto con el que se golpea, pero termina lastimándose. Se desquita con las cosas.  Se controla siendo literal, ordenando que no lo haga o dejándolo solo. Cuando están solos no se golpean porque no tienen la atención del otro por ende cambian de foco.
Las crisis en la niñez no existen. Son berrinches o ataques de angustia por alteraciones en el comportamiento y no por razones sensoriales como algunos creen. En estos casos se debe ser literal, dando la orden de terminar el berrinche o dejarlo solo con la supervisión justa.  Es un buen consejo enseñarle a anticipar estás situaciones indicando que cuando le ocurra se meta bajo las cobijas o la cama, se cubra con algo pesado o se meta en algún rincón a resguardo hasta que se le pase la angustia.
Sí, pero la manera de demostrarlo es diferente. Los niños son más expresivos pero en general esto cambia a medida que se crece. Los autistas nos destacamos por demostrar nuestro amor haciendo cosas por el otro. No somos de decir, ni tocar, ni adular. Nuestro sentimiento es algo más parecido a la lealtad. Tendemos a separar los sentimientos de los hechos, por eso no debe pensarse que se hiere a un autista cuando se lo corrige. Cómo todo, dependerá del modo en se hagan y digan las cosas.  Pero si hay dudas lo mejor es preguntar directamente y se obtendrá una respuesta directa y sincera.
No, es al revés. Solo que en el varón se nota más, las nenas disimulan inconscientemente su autismo debido al natural comportamiento femenino, más social, que se presenta en el género para lograr la reproducción.  La mujer autista es más dominante , su carácter y desempeño es como el de un hombre neurotipico. El varón autista es más territorial y su carácter y desempeño es más autosuficiente que el del hombre neurotipico. Esto se debe a los altos niveles de testosterona en los autistas en general.
Las nenas en principio no parecen autistas. Las que sí, pueden presentar alguna de las características comunes como: caminar en puntas de pie, no señalar, no mirar a los ojos, juego esquematizado, etc… Cristas que no necesariamente se presentan juntas o al mismo tiempo. Pero en general son nenas muy dominantes, de fuerte personalidad, con una actitud muy madura para su edad y suelen tener un vocabulario sofisticado. Se interesan por temas intelectuales, prefieren trabajar solas y suelen ser mandonas o líderes. Caso contrario presentan estás características en privado pero son muy tímidas y solitarias en sociedad.  Algunas presentan dificultades a la hora de aprender a escribir y leer por problemas en el campo visual que se suele confundir con dislexia u otros trastornos.  En su entorno social pasan desapercibidas debido a la facilidad con que imitan a sus pares, este camuflaje suele detonar en la adolescencia dónde se pone en evidencia la condición para uno mismo y nuevamente se confunden los diagnósticos.  Las nenas tienen una pubertad anticipada por lo que es importante tenerlas controladas.
Así como las nenas autistas pasan desapercibidas y los profesionales confunden el autismo con problemas emocionales, con las adolescentes pasa lo mismo o aún peor. Los profesionales tienden a confundir el autismo con trastornos mentales como bulimia, anorexia, esquizofrenia, depresión, tendencia suicida, fobias, entre otros. Tienden a medicar desde la primer sesión afectando aún más el comportamiento de la adolescente.  El autismo presenta sus comorbilidades y muchas de estas se intensifican en la adolescencia a causa de los cambios hormonales y de carácter como también les ocurre a los neurotipicos. Es una etapa de cambios difícil en ambas condiciones. Pero las autistas pueden pasarla peor debido a su dominancia que las impulsa a confrontar severamente con todos, los profesionales suelen tomar esto como una crisis psicótica. Si existen antecedentes de autismo e incluso de esquizofrenia, primero consulte con un especialista en autismo para que la evalúen y puedan verificar si no se trata de una crisis dentro de la condición. Si se confirma que es autista ¡No la medique! Primero trabaje la literalidad, con indicaciones y órdenes cortas y concretas.
Porque no tenemos control con el cuerpo, tomamos el cuerpo como una cosa y nos desquitamos con él. Es una cuestión emocional pero no la podemos acomodar ni controlar. Los neurotipicos cuidan su cuerpo y lo están embelleciendo permanentemente, nosotros tomamos el cuerpo como una cosa, entonces para no desquitarnos con los otros lo hacemos con nuestro cuerpo.  No sé trata de que no comprendamos lo que estamos haciendo, sino de controlar al otro a través de esta acción. Cuando nos agredimos nos duele y sabemos controlar la intensidad de la autoagresión, pero es más fuerte la necesidad de dominar al otro y continuar la rutina.
Es a causa de la testosterona. Es común en esta etapa que haya desfasajes hormonales en ambas condiciones. Solo que en el autismo ya existe un nivel alto de testosterona por lo que las reacciones son más intensas. No es recomendable medicar, hay que manejarlo con autoridad y anticipar está situación educando desde la infancia.
Al ser una condición no social nos resulta más fácil y agradable estar solos. Debemos cuidar no adquirir la rutina de aislarnos a causa del encierro porque desencadena otras rutinas negativas como dejar de hablar, de bañarnos, de estudiar, de salir y fomenta otras rutinas malas como masturbarse todo el tiempo, intolerancia, vicios, obesidad, etc.. Por ello es importante siempre estimular actividades, delegar responsabilidades y acostumbrarse a salir del cuarto y de la casa para mantener un nivel básico de sociabilidad.
Porque al ser una condición no social es más fácil y agradable estar solo con mis intereses. En las reuniones se pueden presentar imprevistos con las personas, los espacios, los tiempos, etc… Tener en cuenta esto obliga a estar bien predispuesto y genera tensión y malestar. No es bueno obligar pero sí afrontar ciertas situaciones y se logra exponiendo de a poco. Debemos pensar en las cosas buenas que pueden surgir en una reunión. Llegar primero y familiarizarse con el lugar y los anfitriones es una buena táctica. También puede serlo practicar una serie de frases de ocasión y retirase a tiempo después del evento central.
En general seleccionamos nuestras amistades, son pocas pero buenas. Tendemos a sectorizar las relaciones, amigo es alguien de mucha confianza y difiere de una relación laboral, escolar, familiar, vecinal, etc… tendemos a sectorizar y tratar en consecuencia. No significa que no sintamos aprecio pero no tienen el mismo valor y en consecuencia nuestra misma entrega. Por otro lado nosotros hacemos todo por una razón y eso incluye las relaciones personales. Así como el neurotipico necesita sentir para pensar, nosotros necesitamos pensar para sentir. Una relación se intensificará de acuerdo al sentido que tenga para nosotros y la rutina con la que la frecuentemos.
No. El autismo al ser un tipo de comportamiento es como una herramienta, no es ni malo ni bueno, depende de cómo se use. Cuando se conoce el autismo se puede aprovechar bien y lograr resultados mejor de lo esperado. Mucha gente es autista y no lo sabe. La felicidad o tristeza de una vida no depende de su condición sino de como la enfrentemos y disfrutemos. Los autistas que conocemos nuestro autismo, en general, no queremos dejar de serlo y amamos nuestra condición. La idea de que sufrimos es de los otros.
En principio de la misma manera que trataría a una persona diestra, morocha, extranjera, adulta, flaca, petisas, etc… es obvia la respuesta. Pero en los casos con trastorno podemos sugerirle no obligarla a mirarlo a los ojos, evitar tocarla si no quiere y no ofrecer conversaciones aburridas. Sea Ud. Mismo, como debería serlo siempre con todo el mundo.

inicia
sesión

Ir al contenido